Cómo hacer del Póker una Profesión

Como hacer del poker una profesion

Fuente: jugarpokeronline.es

Ha pasado ya el tiempo desde que a mediados de los 90 surgiera como novedad la posibilidad de jugar al poker desde nuestros propios hogares. Cierto es que aquellas sesiones carentes de gráficos a través de IRC solo tenían el matiz del entretenimiento y no eran lo que se dice un portento tecnológico, aunque dominándolas ya conocimos a jugadores que después se convertirían en grandes estrellas como Chris Moneymaker. Posteriormente llegaron las verdaderas salas de poker online, que el 1 de enero de 1998 se repartían la primera mano virtual de póker, lo que marcaría el comienzo de una imparable conquista del mundo por parte del popular juego de naipes.

Actualmente son bastante más de 100 millones los usuarios de esta especialidad que se reparten por el planeta, unos pocos haciendo del póker su modo de vida y otros muchos buscando llenar su espacio de ocio. Aunque eso sí, un buen número de estos últimos sueña con ser como los primeros. ¿Cómo hacer eso realidad? Se puede, pero no son muchos los que lo consiguen.

El paso de jugador amateur a profesional encierra una gran diferencia. Comenzar en el póker en busca de entretenimiento es muy fácil, ya que se trata de un juego con unas reglas relativamente sencillas y diversas salas de póker online ofrecen una modalidad gratuita que es ideal para ir adquiriendo destreza y asimilando conceptos sin arriesgar un solo euro. Cuando uno se siente preparado y decide dar el salto a las partidas con dinero real, la historia cambia diametralmente. Es el momento de acrecentar nuestros ahorros saqueando la banca de los rivales, sin obviar que ellos pretenden exactamente lo mismo.

Fuente: videogamesclub.net

Partimos de la base de un comienzo a través del póker online, puesto que el póker presencial invariablemente requiere de una inversión económica mucho mayor que el virtual, en el que se suele comenzar con un pequeño desembolso. En las partidas en línea se puede y se debe elegir jugar en los límites más bajos, para de esta forma poder estirar considerablemente nuestra inversión inicial mientras se adquiere experiencia. Muchos profesionales afirman haber comenzado con 25 o 50 euros que ya jamás perdieron.

Uno de los errores más habituales en los jugadores inexpertos, y en otros que no lo son tanto, es impacientarse jugando estas cantidades pequeñas y subir de nivel sin estar preparados. Esto generalmente supone una derrota inmediata a manos de jugadores que les superan en habilidad. Lo justo es ir poco a poco, afianzándose en cada nivel, y solo pasar a uno superior cuando la propia banca lo permita, de ahí que sea indispensable aprender a gestionar de forma eficiente ese capital con el que se ha contado desde el primer momento.

Mientras se lleva a cabo esta evolución no hay que perder de vista la preparación y el estudio del juego, porque el póker a nivel profesional también requiere de una exigente formación. La estrategia es fundamental si se quiere ser un ganador y el dominio de la estadística y el cálculo de probabilidades será definitivo a la hora de batir a otros rivales. No es casualidad que actualmente el póker mundial esté dominado en gran medida por jóvenes con estudios universitarios y con un notable conocimiento de las matemáticas. En España tenemos un buen ejemplo en Adrián Mateos, un madrileño que cursaba estudios de economía cuando comenzó a jugar al póker, una carrera que pospuso para dedicarse a este juego a tiempo completo. Con 19 años ganó su primer millón de euros al imponerse en un gran torneo en París, y en la actualidad, con 22 años, ya acumula más de 5,5 millones de dólares en ganancias solo en eventos en vivo, lo que le ha llevado a encabezar el ranking nacional. Él es uno de los mejores ejemplos de cómo ha evolucionado el perfil de los jugadores de élite en el mundo del póker actual.


Fuente: PokerNews

Hay que ser consciente de la diferencia que existe entre ser un simple jugador profesional, es decir, que vive del póker, y ser una estrella con capacidad y recursos para participar en los más grandes eventos mundiales. Entre los primeros, lo más habitual es encontrar a alguien que dedica una jornada regular de horas jugando con cautela en unos niveles medio-bajos, niveles que domina perfectamente para lograr un determinado sueldo a través del póker. No ganan grandes cantidades en sus partidas ni asumen grandes riesgos, y suelen jugar varias mesas de forma simultánea. Sin embargo, para pertenecer a la élite se necesita algo más, probablemente ese talento especial que se ha destapado en figuras de muchas otras disciplinas.

Eso no impedirá que si estas decidido a vivir del póker, con sacrificio y constancia puedas lograrlo. Una vez que tengas decidido la variedad que deseas jugar (Texas Hold’em es la más popular), la fórmula se podría resumir en practicar el mayor tiempo posible y en acumular conocimientos para enriquecer la estrategia. Además, deberías buscar un espacio para el análisis de tu propio juego, tanto a solas como en compañía de otros jugadores.

Cuando ya estés convencido de que el póker es lo que quieres y de que vas a tomártelo en serio, es recomendable y relativamente sencillo encontrar programas de apoyo como Hold’em Manager, que te acompañan en el juego recabando estadísticas de los rivales y te ayudan con los cálculos. También existe la posibilidad de acudir a un coach o escuela de póker que te asesore y te ayude a cumplir tus objetivos, aunque tu éxito dependerá en gran medida de tu tenacidad y perseverancia.

 

Leave a Reply